Turismo Provincia de Valladolid

Saltar al contenido

Provincia de Valladolid. Mucho que ver contigo

Planifica tu visita

Características de los contenidos a buscar
Fin ( - )
 - 
Inicio ( - )
 - 
Categorización

Cañada burgalesa
Es una cañada solitaria y montaraz. Entra en nuestra Provincia como sin hacerse notar y en muchos kilómetros no pasa por ninguna localidad, y la primera por la que pasa es precisamente la capital, Valladolid. Viene de Hérmedes de Cerrato y entra por un paraje excepcionalmente bello. Y discurre por la raya de Valladolid y Palencia, de Villaco y Vertavillo, aunque los mapas la sitúan más en Palencia. Además, atraviesa tierras que durante siglos han sido de pastores -y de lobos- y hoy todavía lo son. Los numerosísimos corrales -algunos aún en uso- así lo manifiestan. También abundan los típicos chozos, casi siempre circulares y de piedra, y los pozos con sus abrevaderos. Desde el molino a horcajadas del los arroyos de San Juan y San Sebastián sube al páramo de la Tierra Colorada para introducirse enseguida por el incomparable valle de Arranca, reducto de otrasépocas en las que el tiempo no transcurría deprisa. La estación ideal para recorrer este valle es al final de la primavera, cuando los robles quejigos tienen ya hoja verde y tierna, y el suelo del valle se encuentra alfombrado de innumerables flores blancas, amarillas y azules, además de juncales, pues se encharca con frecuencia produciendo abundante pasto. Dejado el valle, la cañada se interna un poco en las tierras palentinas de Alba de Cerrato. Sube enseguida al páramo, discurriendo entre bosques de matas de encina y quejigo, sin perder de vista numerosos chozos y corrales con los que se encuentra conectada. Todos estos kilómetros de cañada eran conocidos como Los Páramos por los pastores trashumantes. Andaban y andaban durante días sin encontrar un alma, saludando sólo a los otros pastores locales, y, más raramente, a algún agricultor, pues esta era una región de monte más que de campiña. Mide más de noventa varas en casi todo el tramo que venimos describiendo hasta los corrales del Páramo de Valdecubillas, en Piña. Ha sido muy fuerte -a la vez que solitaria- la tradición trashumante aquí, y la cañada se ha conservado con todas sus características hasta nuestros días. Incluso las construcciones ilegales son mínimas. Otra peculiaridad de este tramo es que, en la mayor parte del trayecto, la vía pecuaria es puro monte de encina y quejigo. Si tenemos en cuenta que cruza por campos de labor, resulta que el monte cañariego se ha convertido en verdadero refugio de la más variada fauna, y en auténtica reserva botánica de monte autóctono con su correspondiente flora de acompañamiento. Total, que la cañada es un bosque de varios kilómetros de largo, con un ancho variable, que en unas ocasiones es de varios cientos de metros -cuando coincide con monte-, en otras de setenta y cinco metros y en ocasiones, cuando la cañada ha sido invadida por agricultores, de unos pocos metros. Llegamos a los amplísimos corrales del Raso -en ruinas, por supuesto- en los que aún se distinguen dos chozos con la bóveda todavía en su sitio. Pero muy poco les falta para que se caiga. Es un cruce pecuario, pues aquí se recibe la vereda que pasando por Cubillas de Cerrato viene del Páramo de los Infantes. Discurre luego entre los términos de Piña y San Martín. Nos encontramos con más ruinas de corrales y un pozo con el brocal tapado, con su pila y abrevadero. Después, a la izquierda, descubrimos un chozo semienterrado en un campo de cultivo. La cañada se estrecha en el término de Villanueva de los Infantes y ya no volverá a ensancharse. Y por el término de Cabezón ya no podemos pasar. Nos lo impide el campo militar. De manera que podemos imaginar cómo seguirían los pastores por el páramo, que aquí es una estrecha lengua entre el Valle del Doctor y el del Esgueva. No tenemos mas remedio que descender hacia Castronuevo o hacia San Martín de Valvení y finalizar aquí nuestro merinero trayecto. Hasta el campo militar hemos recorrido 38 kilómetros; en total serían 51 hasta el descansadero de la pradera del Carmen, pero como tenemos que bajar a San Martín o a Castronuevo, debemos añadir sólo 6 kilómetros más.

Datos de la ruta

Circular: No

Desnivel (m): 100

Dificultad: baja

Época ideal: cualquiera

Fuente: No

Señalizada: no

Tipo de ruta: a pie, en bici

Coordenadas GPS

Dónde encontrarlo

Buscador de rutas

Criterios generales
Datos de la ruta
Longitud ( - )
 - 

Patronato de Turismo de la Diputación Provincial de Valladolid
Palacio de Pimentel C/ Angustias, 44
47003 Valladolid - España
Tel.: +34 983 42 72 59
turismo@dip-valladolid.es

Acceso privado
Tecnología Proxia®
© Patronato de Turismo - Diputación Provincial de Valladolid